"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

Importancia del ejercicio aeróbico para el tratamiento de los pacientes con depresión

Se estima que el 15% al 20% de los pacientes con enfermedades cardíacas presentan trastorno depresivo mayor (TDM). La depresión se asocia con un aumento de la vulnerabilidad cardiovascular y constituye un factor de riesgo de evolución desfavorable en pacientes con enfermedad coronaria. Según los resultados de diferentes estudios, la depresión clínica se asocia con aumento del riesgo de mortalidad y de eventos cardíacos no fatales. Además, los efectos negativos de la depresión en pacientes con enfermedad coronaria pueden tener lugar aun en presencia de síntomas subclínicos.

El estudio, Understanding the Prognostic Benefits of Exercise and Antidepressant Therapy (UPBEAT), se llevó a cabo con el objetivo de evaluar entre otras cosas la eficacia del ejercicio para disminuir la depresión en pacientes con enfermedad coronaria. 

Los resultados obtenidos permitieron apreciar la importancia del ejercicio para el tratamiento de los pacientes con depresión. Concretamente, la aplicación de un plan de entrenamiento aeróbico resultó en la disminución significativa de los síntomas depresivos en comparación con la administración de placebo. Estos hallazgos coincidieron con lo informado por otros autores sobre el papel del ejercicio físico como alternativa al tratamiento farmacológico de los pacientes con depresión. Asimismo, permiten demostrar la disminución de los síntomas depresivos en pacientes que realizan ejercicio físico y presentan enfermedad coronaria estable. La importancia de los resultados es significativa si se considera que los pacientes con depresión y enfermedad coronaria presentan riesgo elevado de eventos cardíacos. 

En el estudio, participantes seleccionados realizaron ejercicio aeróbico, 3 sesiones semanales durante 16 semanas. 

Curiosidades históricas en medicina: un estómago para mirar

En 1822, en la isla de Mackinac en la frontera de Estados unidos con Canadá, un joven canadiense fue herido por un disparo en el estómago. El disparo le arrancó la piel, los músculos de la parte superior del abdomen y parte de la pared exterior del estómago. William Beaumont, un cirujano militar que lo atendió de urgencia logró salvarle la vida cosiendo los bordes del estómago a la piel exterior, cubierto tan solo por un pliegue de piel que era fácil levantar. Mirando por el orificio así formado, se podía ver el interior del estómago en actividad, con sus movimientos naturales y los jugos gástricos brotando de las paredes internas. Así, Beaumont pudo estudiar en vivo el funcionamiento del estómago y escribir luego su libro Experimentos y observaciones sobre el jugo gástrico y la fisiología de la digestión, documento que marco un hito en la historia de la medicina.

Infarto de Miocardio: un dolor que avisa

Es una enfermedad cardíaca que se presenta cuando hay insuficiente flujo sanguineo al músculo cardíaco, por un tiempo considerable capaz de ocasionar que este sufra daño o muera.

Cualquier dolor que se siente bruscamente en el pecho, durante la noche o la madrugada, es un síntoma al que hay que prestarle mucha atención, maxime si es de tipo opresivo, irradiado a cuello, mandíbula o miembro superior izquierdo y de una duración que alcanza los quince minutos. Hay que tener presenta que en ocasiones este dolor insidioso puede acompañarse de sudoración, nausea y vómito, lo que ocasiona que se pueda confundir con molestias gástricas.

El horario de presentación de esta entidad es frecuente entre las 4 y las 10 a.m., franja horaria en la que el nivel de adrenalina es más elevado y la acción de esta adrenalina puede contribuir a la formación de coagulos de sangre que pueden obstruir el flujo de sangre en determinadas regiones del músculo cardíaco. Sin embargo, pueden ocurrir a cualquier hora del día, con intensidad y dolor variables.

Siempre deben evaluarse factores de riesgo que hacen más probable esta enfermedad, como el tabaquismo, colesterol LDL elevado, hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, sedentarismo; y en el caso de una mujer, algunos de estos factores más el uso de anticonceptivos orales.

Existe una entidad llamada isquemia silente en la cual las personas que padecen este tipo de enfermedad cardíaca no experimentan dolor, por lo que quien la padece, esta expuesta a indices más altos de complicaciones y mortalidad.

Se recomienda en casos en los que se experimente un dolor como el descrito, prestarle suficiente atención, actuar con rapidez acudiendo a su servicio médico, ya que solo así se podría salvar el corazón y la vida.

Consideraciones históricas sobre El Dolor: "Soldados de hierro"

El estudio realizado por el teniente coronel Henry Beecher y su equipo del Laboratorio de Investigación  Anestésica de Harvard, basados en la experiencia de soldados heridos en la Segunda Guerra Mundial, aportó información sorprendente para los investigadores del dolor.

Al interrogar a soldados gravemente heridos en combate, dentro de las doce horas posteriores, el 32% aseguraba no sentir dolor alguno y el 25% informaba solo de un dolor leve. Alrededor del 75% sentía tan poco dolor en las horas posteriores a la herida que se negaban a aceptar las medicinas.

La extraña ausencia de dolor no podía simplemente explicarse por la pérdida de la sensibilidad, ya que esos mismos hombres se quejaban de inmediato si alguna enfermera les clavaba mal una aguja en una vena. Beecher se orientó a pensar, en cambio, que el estado emocional de los soldados explicaba la diferencia con los pacientes comunes que sufrieran una herida semejante. En su estudio clásico El dolor de hombres heridos en combate,plantea la idea de que la percepción del dolor no depende sólo de la sensación física, sino también de un complejo factor que llama "componente de reacción". Según su hipótesis, el "componente de reacción" está constituido por una serie de variables, incluyendo edad, género, grupo étnico, experiencia, fatiga, ansiedad, distracción, sugestión, factores ambientales e incluso, la hora del día. "El componente de reacción es el que hace del dolor una experiencia compleja, subjetiva y distinta para cada individuo", explica.

Sus planteamientos fueron la base de una profunda crítica al método convencional de medición del dolor.

En la actualidad, está bien establecido por la ciencia médica que la mente y las emociones pueden exagerar o disminuir poderosamente la percepción del dolor. Bajo condiciones de estrés o de shock, el cuerpo produce péptidos analgésicos opiáceos, un hecho que puede explicar, al menos en parte, esa extraña inmunidad al dolor que observó Beecher en los soldados recientemente heridos en combate.

Tomado de revista PAIN Day to Day, número 06, año 2012.

Prediabetes: diagnóstico y recomendaciones

Cada día aumenta el número de pacientes diagnosticados con Diabetes Mellitus con el consiguiente riesgo de complicaciones. Los pacientes diabéticos son vulnerables al desarrollo de cardiopatía, enfermedad cerebrovascular, retinopatía, nefropatía, etc. Por lo tanto, el diagnóstico adecuado de la enfermedad y sus etapas previas constituye un aspecto de gran importancia para evitar su progresión.

Se consideran prediabetes resultados de glicemia en ayunas entre 100-125 mg/dL, glicemia dos horas posterior a una carga de glucosa (75g) entre 140 -199mg/dL o ambas. Su importancia radica en el hecho de que aumenta de 5 a 6 veces el riesgo de desarrollo de diabetes Mellitus tipo 2. La evidencia epidemiológica indica que las complicaciones comienzan ya antes de que el paciente haya llegado a la diabetes franca. El tratamiento de los prediabéticos tiene el potencial de reducir la incidencia de diabetes y la enfermedad cardiovascular y microvascular relacionadas.

La glucemia en ayunas debe determinarse luego de un ayuno nocturno de 8 horas como mínimo. Los pacientes no deben estar activos ni haber ingerido cafeína o cualquier otro factor que altere el metabolismo de los hidratos de carbono. Los pacientes tienen que haber tenido un consumo adecuado de carbohidratos previo al test, estar en reposo durante el mismo y no fumar.

La medida más importante para las personas con prediabetes es el manejo intensivo del estilo de vida, dado los beneficios en la glucemia y el riesgo cardiovascular. Un estilo de vida apropiado previene o retrasa la aparición de diabetes como así la enfermedad micro y macrovascular. A esto hay que agregar el control de la presión arterial y los lípidos al control de la glucemia, como se hace en la diabetes, dada gran evidencia existente sobre el riesgo cardiovascular de las personas con prediabetes.

Los prediabéticos deben reducir el 5-10% del peso y mantenerlo, disminuyendo así la masa grasa, la presión arterial, la glucosa, las lipoproteínas de baja densidad y los triglicéridos. Estos beneficios también se trasladan a una buena evolución a largo plazo, especialmente si se mantienen el descenso de peso y el estilo de vida apropiado. Dado que el estilo de vida es difícil de mantener, las siguientes recomendaciones ayudan a un buen control: automonitoreo, proponer metas posibles y por etapas, control de estímulo, estrategias cognitivas, apoyo social y refuerzo apropiado.

Se recomienda un programa de actividad física de intensidad moderada de 30-60 minutos diarios, al menos 5 días por semana. La dieta debe ser escasa en grasas totales, grasas saturadas y ácidos grados trans¸ con una cantidad adecuada de fibras, baja ingesta de sodio y evitando el alcohol.

En las personas con riesgos particulares como el síndrome metabólico, hiperglucemias más elevadas, enfermedad cardiovascular, esteatosis hepática, antecedente de diabetes gestacional o síndrome del ovario poliquístico, a las modificaciones del estilo de vida se le puede agregar el tratamiento farmacológico.

Para los lípidos, las metas son similares a las establecidas para los diabéticos. Mediante el tratamiento con estatinas el objetivo es conseguir niveles de colesterol LDL, colesterol no-HDL o apoB de 100, 130 y 90 mg/dL, respectivamente.

Se recomienda que la presión arterial en los prediabéticos se mantenga por debajo de 130/80 mmHg. Los antiagregantes plaquetarios como la aspirina, están indicados en todos los prediabéticos, siempre que no exista un riesgo aumentado de hemorragias gastrointestinal o intracraneana y otras enfermedades hemorrágicas.

Para el manejo de niños y adolescentes se utilizan muchas de las recomendaciones aplicadas a los adultos en alto riesgo. Es importante la modificación del estilo de vida. En este grupo etario, el aumento de la diabetes tipo 2 es paralelo al aumento de la obesidad, atribuida al mayor consumo calórico y la poca actividad física. En la etapa de crecimiento infantil hay que tener cuidado con la pérdida de peso. Lo mejor es mantener el peso adecuado a la talla o un índice de masa corporal apropiado a la edad y el sexo.