"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

¿Leche Materna o leche de vaca?

La leche de vaca contiene más proteína que la humana 3,3 y 1,5% respectivamente, lo que responde a las necesidades de cada especie. La leche humana es más digerible para el niño; la caseína que es seis veces mayor en la leche de vaca, forma en el estómago del recién nacido un coagulo de difícil digestión; en cambio, la caseina de la leche humana tiene la propiedad de formar micelas pequeñas fáciles de digerir.
El tiempo de vaciamiento es más rápido con la leche humana, el tamaño del cuajo de la leche de vaca se puede reducir al ebullirse, el cuajo de la leche humana es fino y se fragmenta con facilidad en el estómago.
Dar al niño leche de vaca sin diluir resultara una carga demasiado elevada de nitrógeno para los riñones. La osmolaridad de la leche de vaca es significativamente mayor que la de la leche materna, lo cual genera una mayor carga de solutos.
En carbohidratos, los azucares difieren en cantidad: 6,5 a 7,1% la leche de la mujer y 4,5% la leche de vaca. Ambas contienen lactosa.
La grasa es casi la mitad del contenido energético de la leche humana. La cantidad de grasa en la mujer varía de alguna forma con la dieta. El contenido de grasa, al final de cada tetada, es más elevado y contribuye a que el niño quede saciado al terminar la toma.
La leche de vaca varía según la raza del ganado. No obstante, la mayoría de estas leches se encuentran mezcladas y contienen niveles en promedios de 3,25 a 4%. La grasa de ambas leches esta constituida fundamentalmente por triglicéridos de los ácido oléico y palmítico.
En relación con las vitaminas, ambas tienen cantidades altas de vitamina A. Las vitaminas C y D son pobres en la leche de vaca. Esta leche contiene mayor cantidad de tiamina y rivoflavina, con respecto a la leche humana. La alimentación natural tiene las vitaminas suficientes para los requerimientos del niño.
El contenido de hierro es poco en la leche humana y mucho menos en la de vaca. Los lactantes alimentados al seno materno absorben hasta el 49 % del hierro, cifra alta comparativamente con el 10% que se absorbe de la leche de vaca y del 4% de las fórmulas maternizadas.
El zinc presente en la leche materna tiene un índice de absorción del 42%, mayor que el de las fórmulas maternizadas que es del 31% y que el de la leche de vaca que es 28%.
El fluor, que se asocia con una disminución de los procesos de caries dentales, en la leche humana tiene niveles menores (0.025mg/L) que en la leche de vaca (0.3 a 0.1mg/L). La absorción es mayor en la leche humana.
La leche de vaca contiene concentraciones mucho más altas de calcio y fosfatos. El fosfato se combina con el calcio y el magnesio y evita que se absorban. La relación calcio-fosforo en la leche humana es de 2 a 1, lo que favorece la absorción del primero. Las cantidades relativas de agua y sólidos en ambas leches son aproximadamente iguales. Se ha demostrado que los niños sanos alimentados exclusivamente al pecho, no necesitan agua extra y su orina es diluida. La leche humana presenta bajo contenido de sales-sodio, potasio, cloruro; su absorción es suficiente para sostener el crecimiento normal del niño. La leche de vaca tiene mucha más sal que la leche humana. El lactante necesita agua para excretarla.
Se pudiera pensar que al analizar cuantitativamente ambas leches se considere que la leche de vaca es más nutritiva. Pero si comparamos le leche materna con las necesidades de los humanos, sin dudas, la alimentación natural es la ideal para el niño.

Tomado de:
Leche materna vs leche de vaca, en Temas de Medicina General Integral Volumen I, pág 112. Ed. ECIMED, La Habana, 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario