"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

6. Un Régimen Alimenticio Conveniente

Una vez más, se podría señalar que abunda material que de una u otra manera prentende señalar cuál sería la alimentación ideal. Pero acudiendo a nuestros orígenes y a la revelación existente en La Biblia, claramente queda expuesto el plan original de Dios en cuanto a lo que el ser humano debería comer:"Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer" Génesis 1:29; y otro pasaje señala: "... y comeras plantas del campo" Génesis 3:18. Es evidente que era el plan original de Dios un régimen alimenticio sencillo.

Hoy en día, diversos estudios demuestran la conveniencia de un incremento en el consumo de frutas, leguminosas(frijol, lentejas, etc.) , oleaginosas (maní, nueces, etc.),vegetales y una disminución significativa de productos de origen animal, principalmente embutidos, carnes rojas, leche y sus derivados, por su aporte en grasas entre otras sustancias perjudiciales.

Pero, aventurarse en el terreno de los cambios dietéicos sin adecuada asesoría, sería, sin lugar a dudas, caminar con seguridad hacia la desnutrición. Por tanto, teniendo en cuenta la dificultad que representa en muchas ocasiones el contar con un profesional idóneo en esta materia y de condiciones externas adecuadas (lugar o tipo de trabajo, condiciones climáticas o económicas del país o región, etc.), una buena manera de comenzar sería el abandonar el consumo de carnes rojas, tal vez continuar consumiendo aves y pescado, solamente hasta que se cuente con la preparación suficiente para adentrarse en el sorprendente mundo del vegetarianismo.

Tan inconveniente es un régimen alimentario inadecuado por exceso, como por defecto y de ello somos responsables ante Dios.