"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

5. El Ejercicio

Una de las actividades más comunmente relegadas en el mundo actual es el ejercicio físico.
La actividad física constituye un excelente método para mejorar la salud, entre otras cosas, porque contribuye a la liberación de endorfinas, hormonas responsables de la sensación de bienestar y por ende mejora del estado de ánimo. No menos importante es su contribución al mantenimiento del peso adecuado, el fortalecimiento del sistema cardiovascular, de nuestro sistema de defensa, disminución de niveles de colesterol LDL, entre otros beneficios.
Se recomienda como pauta de inicio, realizar caminatas a ritmo constante, pasos cortos, por 20 minutos, previa realización de ejercicios de calentamiento, a una frecuencia de al menos 3 veces por semana. Cabe destacar que idealmente se debe contar con asesoría personalizada por parte de su médico quien realizara los ajustes de acuerdo a su estado de salud actual.
Una recomendación adicional es la realización de las caminatas de oración y comunión, las cuales consisten en en orar o escuchar música de alabanza, durante el tiempo dedicado a la caminata. Esto contribuirá profundamente a enriquecer nuestra experiencia de caminar con Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario