"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

4. El Descanso

El ser humano en la actualidad padece por falta de descanso adecuado. El día a día viene cargado con las más diversas actividades desarrolladas sacrificando aún el descanso reparador.
Este importante principio podría abordarse desde dos puntos de vista. El primero hace referencia al descanso diario. Con ciertas variaciones, en términos generales, se recomienda para una persona adulta dormir, de seis a ocho horas. A este respecto se podría mencionar la importancia del sueño de calidad. Esto significa lograr un verdadero sueño reparador para lo cual es necesario tener en cuenta algunas sugerencias:
1. Practicar ejercicio regularmente. Se recomienda hacerlo de 4 a 6 horas antes de la hora de dormir.
2. Evitar sustancias estimulantes. La nicotina, la cafeína y todas aquellas sustancias que contengan xantinas. Aún el alcohol puede producir una interferencia con el patrón normal del sueño.
3. Establecer un horario regular para dormir. Se recomienda no desfasar este horario más de tres horas. Así mismo, un horario regular para despertar contribuye al establecimiento de este patrón.
4. Crear un ambiente adecuado. La oscuridad, el silencio y un flujo de aire adecuado en una habitación contribuyen a un sueño reparador.
5. No siestas largas. Siestas de más de 30 minutos pueden interferir en el sueño nocturno.
6. Paz interior. Pedir a Dios en oración sabiduría para resolver cualquier dificultad que nos inquiete y que su paz reine en nuestro corazón.
En segundo lugar, podríamos hablar del descanso semanal. Al final de su obra creadora, Dios estableció el séptimo día para que el hombre reposara de todas sus actividades, pero más aún, para que se deleitara en la comunión con él mismo. El sábado, representa un elemento importante para nuestra salud, porque en él cesan nuestras actividades cotidianas para así disponernos a recordar lo que Dios ha hecho, lo que hace y lo que hará por nosotros, fortaleciendo la dimensión espiritual de nuestra existencia.
Es pues el descanso, un principio importante para nuestra salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario