"AMADO, YO DESEO QUE TU SEAS PROSPERADO EN TODAS LAS COSAS Y QUE TENGAS SALUD, ASI COMO PROSPERA TU ALMA" 3JN. 2

8. Confianza en el Poder Divino

Finalmente, pero no menos importante, esta la Fe. Principio fundamental que llena nuestra existencia de valor, la Fe en Dios nuestro creador, proporciona al creyente la capacidad para enfrentar adecuadamente retos y dificultades en los aspectos biológico, psicológico y social, es decir, en el ambito de su Salud.
Más allá de cualquier método derivado de filosofias humanas, la Fe en Dios, afianzada por la confianza en su revelación, constituye el medio a través del cual fluye el poder transformador de Dios que conduce a un estado de bienestar, como consecuencia de la oración, la lectura de su palabra y la puesta en práctica de sus enseñanzas.
El ser humano sucumbe ante sus propias tendendias malsanas. Facilmente puede ver destruido cualquier intento de abandonar prácticas no saludables. Pero al reconocer esa impotencia, el Creador acude en ayuda de su criatura, para hacerlo victorioso, solo si lo aceptamos por Fe.
Es hora de poner en práctica los ocho principios para lograr una buena salud. Es mi deseo que no solo sea un intento, sino el comienzo de un estilo de vida que le otorgará Salud en Plenitud.

7. El Agua

Sustancia vital en nuestro cuerpo, el agua constituye el 40-60% del peso corporal. Este dato per se, resalta su importancia en nuestro organismo.

Al hablar del agua es necesario tener presente que debe existir un adecuado equilibrio hídrico para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente. Esto quiere decir, que debemos reponer el agua que nuestro cuerpo pierde en sus actividades diarias: sudoración, respiración, orina, materia fecal. Para ello se recomienda el consumo minimo aproximado de 6 -8 vasos de agua (250mL) por día, con algunas variaciones que dependen del clima o actividad física, que determinaría un consumo mayor.

Si se consume poca cantidad de agua, la orina estará un poco más concentrada lo que se manifestará por una coloración más intensa, menor frecuencia de micciones y como consecuancia aumenta el riesgo de padecer infecciones urinarias y cálculos renales.

Existen casos muy puntuales en los que se recomienda necesariamente una restricción del consumo de líquidos, uno de ellos es la insuficiencia cardiaca. Por tanto, como siempre, se debe contar con la opinión de su médico para conocer si en su caso existe alguna.

Por último, la importancia del agua en la salud también tiene una aplicación espiritual. Jesucristo ofrece agua de vida que saciará nuestra sed espiritual: "pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna" Juan 4:14

6. Un Régimen Alimenticio Conveniente

Una vez más, se podría señalar que abunda material que de una u otra manera prentende señalar cuál sería la alimentación ideal. Pero acudiendo a nuestros orígenes y a la revelación existente en La Biblia, claramente queda expuesto el plan original de Dios en cuanto a lo que el ser humano debería comer:"Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer" Génesis 1:29; y otro pasaje señala: "... y comeras plantas del campo" Génesis 3:18. Es evidente que era el plan original de Dios un régimen alimenticio sencillo.

Hoy en día, diversos estudios demuestran la conveniencia de un incremento en el consumo de frutas, leguminosas(frijol, lentejas, etc.) , oleaginosas (maní, nueces, etc.),vegetales y una disminución significativa de productos de origen animal, principalmente embutidos, carnes rojas, leche y sus derivados, por su aporte en grasas entre otras sustancias perjudiciales.

Pero, aventurarse en el terreno de los cambios dietéicos sin adecuada asesoría, sería, sin lugar a dudas, caminar con seguridad hacia la desnutrición. Por tanto, teniendo en cuenta la dificultad que representa en muchas ocasiones el contar con un profesional idóneo en esta materia y de condiciones externas adecuadas (lugar o tipo de trabajo, condiciones climáticas o económicas del país o región, etc.), una buena manera de comenzar sería el abandonar el consumo de carnes rojas, tal vez continuar consumiendo aves y pescado, solamente hasta que se cuente con la preparación suficiente para adentrarse en el sorprendente mundo del vegetarianismo.

Tan inconveniente es un régimen alimentario inadecuado por exceso, como por defecto y de ello somos responsables ante Dios.

5. El Ejercicio

Una de las actividades más comunmente relegadas en el mundo actual es el ejercicio físico.
La actividad física constituye un excelente método para mejorar la salud, entre otras cosas, porque contribuye a la liberación de endorfinas, hormonas responsables de la sensación de bienestar y por ende mejora del estado de ánimo. No menos importante es su contribución al mantenimiento del peso adecuado, el fortalecimiento del sistema cardiovascular, de nuestro sistema de defensa, disminución de niveles de colesterol LDL, entre otros beneficios.
Se recomienda como pauta de inicio, realizar caminatas a ritmo constante, pasos cortos, por 20 minutos, previa realización de ejercicios de calentamiento, a una frecuencia de al menos 3 veces por semana. Cabe destacar que idealmente se debe contar con asesoría personalizada por parte de su médico quien realizara los ajustes de acuerdo a su estado de salud actual.
Una recomendación adicional es la realización de las caminatas de oración y comunión, las cuales consisten en en orar o escuchar música de alabanza, durante el tiempo dedicado a la caminata. Esto contribuirá profundamente a enriquecer nuestra experiencia de caminar con Dios.

4. El Descanso

El ser humano en la actualidad padece por falta de descanso adecuado. El día a día viene cargado con las más diversas actividades desarrolladas sacrificando aún el descanso reparador.
Este importante principio podría abordarse desde dos puntos de vista. El primero hace referencia al descanso diario. Con ciertas variaciones, en términos generales, se recomienda para una persona adulta dormir, de seis a ocho horas. A este respecto se podría mencionar la importancia del sueño de calidad. Esto significa lograr un verdadero sueño reparador para lo cual es necesario tener en cuenta algunas sugerencias:
1. Practicar ejercicio regularmente. Se recomienda hacerlo de 4 a 6 horas antes de la hora de dormir.
2. Evitar sustancias estimulantes. La nicotina, la cafeína y todas aquellas sustancias que contengan xantinas. Aún el alcohol puede producir una interferencia con el patrón normal del sueño.
3. Establecer un horario regular para dormir. Se recomienda no desfasar este horario más de tres horas. Así mismo, un horario regular para despertar contribuye al establecimiento de este patrón.
4. Crear un ambiente adecuado. La oscuridad, el silencio y un flujo de aire adecuado en una habitación contribuyen a un sueño reparador.
5. No siestas largas. Siestas de más de 30 minutos pueden interferir en el sueño nocturno.
6. Paz interior. Pedir a Dios en oración sabiduría para resolver cualquier dificultad que nos inquiete y que su paz reine en nuestro corazón.
En segundo lugar, podríamos hablar del descanso semanal. Al final de su obra creadora, Dios estableció el séptimo día para que el hombre reposara de todas sus actividades, pero más aún, para que se deleitara en la comunión con él mismo. El sábado, representa un elemento importante para nuestra salud, porque en él cesan nuestras actividades cotidianas para así disponernos a recordar lo que Dios ha hecho, lo que hace y lo que hará por nosotros, fortaleciendo la dimensión espiritual de nuestra existencia.
Es pues el descanso, un principio importante para nuestra salud.

3. La Abstinencia

Hablar de abstinencia podria suponer una serie de prohibiciones sin fin. Pero adentrándonos de manera objetiva en su entorno de aplicación, se puede hallar su verdadera magnitud positiva.
Este principio de salud hace particular énfasis en la no práctica de aquellos hábitos que atentan contra la salud en su más amplio sentido. Su campo de aplicación es abarcante, siendo recomendable un análisis cuidadoso de nuestra conducta con el fin de lograr el reconocimiento la necesidad de cambiar.
Enfatiza entonces este principio una completa negación a todo? No, simplemente resalta la responsabilidad que cada uno ejerce en su estado de salud, como consecuencia de desiciones propias y no como producto del azar.
Lo más natural seria, que cada ser humano tuviera seria conciencia de su papel frente al cuidado de su salud y solo así, podria evitar la enfermedad. Sin embargo, alejado de la fuente de donde fluyen raudales de luz, a saber nuestro Dios creador, el ser humano se ha tornado víctima de su propio invento. Prueba de ello, la alta prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles, como hipertensión, obesidad, diabetes mellitus, etc, todas prevenibles.
Por tanto, abstinencia es un principio positivo, que implica además, un perfecto equilibrio en la aplicación de los Principios de Salud y el evitar todo aquello que conduzca a su detrimento.

2. El Sol

Desde la antiguedad se ha resaltado la importancia del sol en la vida del ser humano, pero de manera equivocada, siendo objeto de adoración, en lugar de serlo su Creador. Hoy pretendemos resaltar sus beneficios para la salud.
La exposición a los rayos del sol ha mostrado ser necesario para que el cuerpo produzca vitamina D, siendo la recomendación de 10 a 15 minutos, antes de las 10 a.m. o después de las 4 p.m., 3 veces a la semana. Sin embargo, algunas personas ni siquiera asi la producen en suficiente cantidad, por lo que se necesita su aporte a través de la dieta. La deficiencia de esta vitamina puede producir osteoporosis en adultos -ya que contribuye a la absorción de calcio- y raquitismo principalmente en niños.
Una propiedad muy importante de la luz solar, es su capacidad para la destrucción de diferentes gérmenes patógenos ambientales, como hongos, bacterias, debido principalmente a las radiaciones ultravioletas. De ahi la importancia de permitir la exposición a los rayos solares diferentes espacios de nuestro hogar.
Una recomendación adicional es la referente a la sobreexposición al sol, causa entre otras de cancer y envejecimiento prematuro de la piel, cataratas y otras lesiones oculares, asi como, inhibición en cierta medida del sistema inmunitario.